miércoles, 8 de julio de 2009

REFINANDO LAS FORMAS


¿Qué significa y qué importancia tiene "refinar" los movimientos de las Formas del Boxeo T'ai chi? En realidad la respuesta es muy simple.


Refinar o pulir los movimientos que hemos aprendido, es un proceso de interiorización, de subjetivización o de "hacer nuestras" las dinámicas energéticas que existen en todos los movimientos que dan vida a las Formas.


Una vez memorizados los movimientos es fácil quedarnos en la simple y mecánica realización de los mismos. Interiorizarlos implica rescatar su aspecto más intangible e invisible. Es un trabajo difícil, implica un mayor grado de atención y una mayor capacidad de concentración y sensibilidad. Como de costumbre, sin el "trabajo" sobre el Kua y el Yao, NO es posible refinar los movimientos de las Formas.


Refinar los movimientos NO implica seguir mecanizándolos hasta el infinito, en realidad es todo lo contario a esto. Implica conocer su dinámica energética-cinética y dejar o "hacer espacio" para que por sí sola ocurran, pero con claridad biomecánica- lo cual implica un alto grado de especialización, por así decirlo.


Al afinar los movimientos uno profundiza en la realización correcta de los mismos así como en el entrenamiento mental necesario para realizarlo. Es necesario haber adquirido más experiencia, mayor sensibilidad y una incrementada capacidad natural para prestar atención a lo que está ocurriendo "desde el interior" de nuestro cuerpo y de nuestra mente. Con "interior" sólo se hace referencia a:


1. Las dinámicas biomecánicas que le dan "vida" a los movimientos, es decir, el trabajo sobre el Kua, el Yao, la Presión Vertical Descendente, el trabajo sobre el tono muscular adecuado, la colocación correcta de las matrices óseas, etc., y,

2. La dinámica mental tras todos los movimientos, es decir, todo ese trabajo de imaginación-sensibilidad que debe estar presente instante tras instante al realizar cada uno de los movimientos coreografiados en las Rutinas o Formas.


El refinamiento de nuestro Boxeo T'ai chi es un trabajo inacabable, y cada vez más acuicioso, infinitesimal y preciso. Disfrutarlo es el sello de que éste es verdaderamente nuestro trabajo espiritual.

1 comentario:

José Antonio Ruiz Rodríguez dijo...

Hola a tod@s, interesante entrada, me gustó. Estoy totalmente con ustedes en la importancia y el concepto que dan sobre "refinar" como toma de conciencia de la secuencia de movimientos hasta interiorizarlo y comprender (con el cuerpo) cómo fluye la energía por su interior.

Refinar es igual a "comprender corporalmente", es decir mediante la intelegencia corporal. Porque el cuerpo entiende, comprende y tiene su propia intelegencia.

Un abrazo desde Madrid (España).