martes, 28 de julio de 2009

¿Y CÓMO ME DESPIERTO AL TAO?


¿Acaso me despertaré, me levantaré de la cama, me bañaré, me lavaré los dientes y ya?

¿O bien, me levantaré de mi cojín de meditación después de 2 horas y listo?

¿O tal vez me desconecte, por fin del messenger. y vea la realidad tal cual es?...


Dicen que el Tao (Dao) ES la Vía, la Vía detrás de todas las demás vías; el Principio subyacente de todos los demás principios; el Hecho bajo todos los demás hechos. Entonces la pregunta sigue en pie ¿cómo me despierto al Tao?...


También dicen que el Tao es super simple, super sencillo, super natural. El Cielo es amplio; la Tierra es la que soporta todo, ese el el Tao del Cielo y la Tierra. Rasca tu nariz, traga saliva, tus pies están abajo y tu cabeza arriba, ¿entiendes?...despiértate al Tao mirando cómo eres, cómo funcionas, como actuas.


Tu luminosidad espiritual es incomensurable, sea grande o pequeña. La razón que los seres humanos somos seres humanos se debe al espíritu, así que mientras vivas, ese espíritu ES tu verdadera naturaleza. ¿Cómo te despiertas a ella?...muy sencillo: cada día que pase trata de no imponerte más y más barreras que tu mismo(a) creas, haz el esfuerzo por no considerar que siempre tienes la razón de todo y olvida tus prejuicios, hábitos y predisposiciones.


¿Cómo la ves?

2 comentarios:

José Antonio Ruiz Rodríguez dijo...

Verdaderamente, la cuestión planteada aquí es capital, de mucho interés.

La respuestas no es fácil, ¿o tal vez sí? En mi modesta opinión, para despertar al Tao es necesario:
*Dejarse llevar, pero no por la opinión de los demás. No, no se trata de eso. Se trata de no luchar, de no desear impornerse a los demás, de fluir con las circunstacias. La actitud mental es "Será lo que tenga que ser".

*Imaginemos un cuadro en el que aparece nuestro retrato. Pues sería como desvacerse en el fondo del cuadro, difuminando nuestros límites hasta fundirnos con el entorno. Se trata de olvidar nuestro ego, nuestro yo, aquello que creemos ser para aceptar una visión más amplia, más general.

*Ser más espontáneo y menos previsor. Cosa difícil en nuestra cultura.

*Se trata de confiar en nuestra naturaleza y en la vida. La actitud mental es como decir "ya se irá viendo lo que va pasando y en función de ello, ya iremos viendo lo que vamos haciendo". Lo creyentes en Dios acostumbran a decir "Dios proveerá". Es una actitud de confianza y fe.

Insisto, esta es sólo mi opinión acerca de "Cómo Despertar al Tao". Es tan sólo mi visión, mi manera de interpretarlo. Seguro que cientos de formas deferentes de hacerlo y que cada cual tendrá su propio punto de vista.

Un saludo afectuoso.

Mariposa de humo dijo...

Lo difícil es desaprender lo que con esfuerzos nos han enseñado nuestros padres, maestros y sociedad durante gran parte de nuestra vida: "Esto es así", "Así debes actuar", "Esto debes ser", "No hagas"...

Y junto con las limitantes que nos ponemos nosotros mismos (miedos, egoísmos, posesividades), el Despertar al Tao puede ser un poco más complicado de lo que parece pues no sabemos cómo soltar... pero no es imposible.

Autoconocimiento, autoaceptación... creo que son dos ingredientes del "primer café" para iniciar el despertar.

¿Gustan un cafecito?