lunes, 13 de julio de 2009

¿VATA, PITTA, KAPHA?


El domingo pasado nos anotamos un punto a nuestro favor al entregarnos a un autoexamen para conocer la biotipología a la que más pertenecemos de acuerdo al sistema Ayurvédico.


Este milenario sistema hindú de "autoconocimiento de vida" nos acerca un poco más a desentrañar el tipo de personas que somos. "Tipo" de personas, humores, aires vitales que nos alientan, etc., como ustedes lo deseen, lo importante es saber qué proporción de doshas predomina más en cada uno de nosotros para poder comprendernos mejor. Estos doshas son los aires vitales que mueven nuestro ser.


Recordemos la frase célebre del también célebre maestro Zen del Siglo XIII, Eihei Dogen, "estudiarse a uno mismo es olvidarse de uno mismo". Este breve cuestionario que todos llenamos es una parte de ese estudio de uno mismo. Me pregunto ¿cómo estudiarnos a nosotros mismos si no empezamos tal vez respondiendo este tipo de cuestionarios?...


Aprender de nuestros doshas exige un cierto grado de sinceridad, un cierto grado de aceptación y un deseo de "averiguar"-más de cerca- quiénes somos.


El dosha Vata o de variabilidad predominó en algunos de nosotros; en otros, el dosha Pitta o de intensidad fue el que punteó; mientras que en otros más, predominó el dosha Kapha o de tranquilidad. Pero casi todos nos percatamos que tenemos parte de los tres doshas y que a veces uno sobresale de los otros.


Este ejercicio de autoexaminación es un buen inicio para comprendernos un poco más a nosotros mismos, aceptarnos y tratar de equilibrar y/o armonizar más nuestros "alientos vitales"; sin embargo, debería de ayudarnos a comprender, simpatizar y empatizar un poco más con nuestros compañeros de práctica y estudio del Boxeo T'ai chi para que, de una manera muy natural y simple, nos percatemos que en realidad ¡no somos muy diferentes unos de otros! y alcanzemos ese respeto que nuestros amigos practicantes merecen.


¿Qué opinan?..."Estudiarse a uno mismo ES olvidarse de uno mismo"



1 comentario:

José Antonio Ruiz Rodríguez dijo...

Hola a tod@s, la cuestión que plantean parece muy interesante:

"Estudiarse a uno mismo es olvidarse de uno mismo".

Verán, a priori si yo trato de estudiarme y comprenderme debo centrar toda la atención sobre mí mismo, por tanto, ¿cómo olvidarme de mi? Desde el punto de vista lógico, parece una contradicción muy clara, ¿no creen?

Ahora bien, desde el punto de vista de la meditación zen, (Dogen fue un pretigioso maestro zen) esta sentencia cobra pleno sentido. Porque la esencia del ser humano está más allá de lo que creemos ser, más allá de nuestros apegos, pensamientos e ideas. La esencia del ser humano no puede verse sólo sentirse y es común a la de todos los demás.

Por eso, Dogen dice lo que dice, por eso estudiarse es olvidarse de si mismo (de lo que creemos ser).

Un abrazo a todos y mis felicitaciones por esta nueva entrada.